parto

Todas las entradas etiquetadas como parto

Brujas

Publicado 6 de junio de 2012 por mamirockera
La reivindicación de la naturalidad de los procesos femeninos tiene sus raíces en la época de las sandaoras, en la época de las brujas. Ellas fueron las que se rebelaron contra el sistema que consideraba estos proceos insanos e impuros, transgredieron normas, transmitieron sus conocimientos y se organizaron.
“Las mujeres siempre han sido sanadoras. Ellas fueron las primeras médicas y anatomistas de la historia occidental. Sabían procurar abortos y actuaban como enfermeras y consejeras. Las mujeres fueron las primeras farmacólogas con sus cultivos de hierbas medicinales, los secretos de cuyo uso se transmitían de unas a otras. Y fueron también parteras que iban de casa en casa y de pueblo en pueblo. Durante siglos las mujeres fueron médicas sin titulo; excluidas de los libros y la ciencia oficial, aprendían unas de otras y se
transmitían sus experiencias entre vecinas o de madre a hija. La gente del pueblo las llamaba mujeres sabias, aunque para las autoridades eran brujas o charlatanas. La medicina forma parte de nuestra herencia de mujeres, pertenece a nuestra historia, es nuestro legado ancestral”
Las brujas fueron perseguidas durante más de cuatro siglos (XIV al XVIII) porque representaban una amenaza política, religiosa y sexual para la iglesia católica, protestante y también para el Estado. Fue el feminicidio institucionalizado más grande de la historia.
“En la persecución de las brujas, confluyen la misoginia, el antiempirismo y la sexofobia de la Iglesia. Tanto el empirismo como la sexualidad representaban para esta una rendición frente a los sentidos, una traición contra la fe. La bruja encarnaba, por tanto, una triple amenaza para la Iglesia: era mujer y no se avergonzaba de serlo; aparentemente formaba parte de un movimiento clandestino organizado de mujeres campesinas; y finalmente era una sanadora cuya práctica estaba basada en estudios empíricos. Frente al fatalismo represivo del cristianismo, la bruja ofrecía la esperanza de un cambio en este mundo.”
Se las acusaba fundamentalmente de tres delitos:
El primero se refería a los delitos sexuales que supuestamente ejercían contra los hombres.Eran acusadas de poseer sexualidad porque la ejercían libremente.
El Malleus maleficarum (El martillo de las Brujas ), es el famoso manual que utilizaba la autoridad en la inquisición. En él se explican bien los procedimientos.
“toda brujería deriva de la lujuria carnal, que en la mujer es insaciable”.
El segundo delito era tener poderes mágicos que podían influir en la salud y por lo tanto influir en la enfermedad y en la muerte.
Y el tercer delito era el que se refería a la reunión de las mujeres sabias para organizar revueltas campesinas.
Si a una mujer la acusaban de brujería significaba que era bruja, porque como acusada no tenía derechos.
La caza de brujas fue tan virulenta que se supone que hubo un promedio de 2 muertes diarias, quemadas vivas durante estos siglos, en países como Alemania, Italia, España y otros. Lamentablemente debido a la destrucción o pérdidas de gran número de las actas judiciales no puede fijarse con  exactitud la cifra total de procesos y ejecuciones por brujería, pero hay autores que comparan la caza de brujas con el holocausto nazi en cuanto a número de víctimas. Afortunadamente algunas pocas lograron sobrevivir para contar y reivindicar su visión de los acontecimientos aunque hay pocos escritos, porque la mayoría de las brujas, eran mujeres campesinas que no sabían leer ni escribir.
Los aquelarres no aniquilaron a las sanadoras en las clases populares pero sí que las desacreditó entre las clases medías y altas, lo que hizo que los médicos pudieran tomar el último bastión de las sanadoras: la obstetricia.
En el siglo XVIII los barberos-cirujanos se apoderaron de la especialidad alegando una supuesta “superioridad técnica” con el bisturí.
A lo largo de la historia se han definido las funciones orgánicas de las mujeres como insanas, y el embarazo y el parto no quedan fuera de esta definición. Por lo tanto son los médicos los que toman el poder en los partos porque forman parte del proceso patológico en el que nos vemos inmersas en estos estados.
Si observamos la situación actual en lo referido a la especialidad obstétrica, es fácil observar que la herencia de aquellos siglos sigue pesando en la actualidad y seguimos sufriendo estas consecuencias. Hoy en día la tasa de cesáreas en nuestro país supera un 7% lo recomendado por los organismos internacionales Y en el 41,9% de los partos se practica la episiotomía, aunque solo se recomienda en el 15% de ellos.
En la actualidad las brujas nos organizamos en tribus físicas o virtuales donde nos sentimos acompañadas y contenidas en cualquier ámbito de la esfera femenina, pero especialmente en lo relacionado con la maternidad y son estos espacios desde donde seguimos haciendo lo mismo que hacian nuestras antepasadas.
Afortunadamente ahora no existen los aquelarres, al menos tal y como los conocemos, pero frecuentemente las mujeres nos tenemos que seguir defendiendo del desprecio que conlleva el sexismo, ya que cuanto más patriarcal es una sociedad más rígidas son las mentiras y los tabús que rigen el poder.

“Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”, nacen, fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen”
Es hora de agradecer a aquellas campesinas, a aquellas mujeres sabias, a aquellas brujas, que compartieran su saber, que transmitieran nuestra herencia femenina a través de este, nuestro gran legado ancestral.

¡Gracias Brujas!

Gracias a María José García del Blog: http://santfeliu-lactancia-materna.blogspot.com.es/

Anuncios

EL DOLOR EN EL PARTO

Publicado 3 de junio de 2012 por mamirockera


El Parto y Nacimiento es la experiencia más profunda, vital, intensa y emotiva en la vida de la mujer.

No hay otra experiencia tan fuerte, emocionante y de unidad con alguien, como la relación entre madre e hijo.

Estamos anclados a nuestro Parto y Nacimiento, lo que determina, “programa” gran parte de lo que somos.

Sin embargo, muchas veces esta experiencia es dañada por el miedo, la ansiedad y la tremenda presión de los que rodean a la mujer durante el Parto y Nacimiento.

 

'The Birth Project'- Amanda Greavette

‘The Birth Project’- Amanda Greavette

EL DOLOR ES PARTE DE LA FISIOLOGÍA DEL PARTO Y EL NACIMIENTO

Tiene una función y un sentido que beneficia a la madre y al hijo.

El dolor más intenso se produce durante las contracciones, las que son provocadas por una hormona llamada oxitocina.

La oxitocina tiene también otros efectos, y es conocida como la hormona del amor, porque actúa sobre el cerebro ayudando a sentirse en unión con otros, y ayuda a liberar otras hormonas que hacen sentirse bien y disminuyen el dolor (produciéndose “analgesia” en forma natural), como las endorfinas.

Madre e hijo viven juntos las contracciones y sus molestias, y en respuesta buscan las mejores posiciones y movimientos, y liberan varias sustancias y hormonas (adrenalina, prostaglandinas, endorfinas, oxitocina, etc.). Estas sustancias apuran, demoran o intensifican las contracciones, de manera que madre e hijo participan en el mecanismo del dolor, y en el avance del trabajo de parto, de acuerdo con lo que están sintiendo.

El dolor físico de las contracciones se asocia con el dolor emocional de la separación que ocurrirá con el hijo al nacer.

Sentirlo, asumirlo, darle un sentido y acogerlo, ayuda a culminar esta separación y aceptar plenamente el momento después, disminuyendo las depresiones post parto, aumentando la fuerza personal, y dándose una oportunidad única de curar traumas anteriores.

El dolor del trabajo de parto estimula también la energía sexual, y bien conducido puede ayudar a alcanzar una sexualidad más madura.

El proceso es trascendental para la mujer, las alteraciones llevan a experiencias traumáticas.

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

EL DOLOR ES FISIOLÓGICO, ¡EL SUFRIMIENTO NO!

Muchas veces durante el parto, el dolor pierde su sentido y se transforma en una tortura sin utilidad ninguna.

Esto ocurre especialmente cuando la mujer no puede reaccionar al dolor, como cuando no se puede mover, o se siente sola y sin apoyo, o siente la presión de su pareja o familiares, no encuentra su propio ritmo entre contracción y pausa, o no consigue conectarse con su hijo en ambientes desfavorables (ruido, gritos, exceso de gente, etc.) que hacen aparecer miedos y angustias.

Las intervenciones médicas como tactos vaginales, amniotomías (romper la bolsa), inducciones o aceleraciones del parto (sueros), pueden agregar dolores que descontrolan el proceso.

FRENTE AL DOLOR…

Para que el dolor no se transforme en sufrimiento se debe favorecer las condiciones que permiten a la mujer y su hijo vivir su parto y nacimiento respetando la fisiología (la naturaleza) de la mujer.

Un ambiente positivo de Acogida, Protección y Seguridad, en un lugar agradable y conocido, sin interrupciones, con las personas adecuadas, hace disminuir el dolor, tolerarlo mejor y hacerlo un aliado.

Debe considerarse la privacidad como un elemento muy importante, y evitarse todo estímulo que distraiga a la mujer del delicado proceso que está viviendo (música, conversaciones, ruidos no deseados, etc.)

Permitir el libre movimiento y expresión de la mujer, sin alterar su propio ritmo personal, y brindarle ayuda, apoyo y calor humano en cada momento, tanto del equipo de salud como de la pareja.

Preferir medios no farmacológicos para tolerar el dolor, recomendados por la Organización Mundial de la Salud, como caminar, cambiar de postura, el balón kinésico, los masajes y el agua temperada.

La inmersión en agua a aproximadamente 37 grados Celsius es el medio no farmacológico para tolerar el dolor, de mayor relevancia, cuyo uso está avalado por la evidencia científica, nivel A.

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

ANESTESIA EN EL PARTO NORMAL:

Por diferentes motivos muchas madres y sus familiares solicitan anestesia para el dolor del parto, es una opción pero hay que tener en cuenta las consecuencias de su uso.

La anestesia daña la fisiología del parto y daña el apego.

Todos los medicamentos para el dolor (analgésico o anestésico) tienen un potencial riesgo para la madre o el feto, alteran la fisiología normal del parto o nacimiento, y aumentan los partos operatorios (cesáreas y fórceps).

La anestesia más usada es la anestesia peridural que adormece el cuerpo desde la cintura hacia abajo y hace desaparecer el dolor.

Al colocar anestesia peridural la mujer no puede caminar o moverse y deberán controlarse los latidos del niño(a) con un monitor (con unas correas que se amarran a la “guatita” de la madre). Muchas veces además se pone un suero en una vena, para administrar oxitocina artificial para producir contracciones.

Al dejar de sentir las contracciones, la mujer pierde conexión con su cuerpo y con su hijo.

La oxitocina artificial no produce efectos sobre el cerebro como la oxitocina natural, por lo que también se pierde parte del estimulo para mantenerse en unión permanente con el hijo o la sensación de bienestar que producen las hormonas naturales como son las endorfinas.

El parto será necesario tenerlo acostada en la camilla, y al no sentir el pujo, la matrona o el médico (y no la mujer) deciden cuando se puja.

Las madres que han usado peridural interrumpen la producción natural de hormonas, las que alcanzan menores niveles que en un parto sin anestesia, además es muy importante mencionar que la oxitocina natural protege el cerebro del recién nacido(a) de los traumas hipóxicos del parto y nacimiento. Al nacer, madre e hijo no estarán tan bien preparados y en sintonía para iniciar el apego y la lactancia, y los problemas para dar pecho a sus hijos serán más frecuentes.

Bajo el efecto de las hormonas generadas durante las contracciones, se asegura un encuentro de Éxtasis, Alegría y Amor, sentimientos y vivencias sobre las cuales se establece el apego, clave para las relaciones futuras de afecto que desarrolla el individuo en su vida.

Los niños que tienen la oportunidad de vivir plenamente el apego al nacer, se adaptan mejor, tienen menos problemas en los primeros días (como regulación de temperatura, hipoglicemia, ictericia, etc.), y una mejor lactancia, que se inicia más precozmente y es más prolongada. En los meses siguientes tendrán menos enfermedades, y un desarrollo sicomotor mejor. En lo sicológico, el niño(a) desarrolla una autoestima positiva, identidad integrada, mejor rendimiento educacional, mayor empatía, capacidad para enfrentar el estrés y un adecuado desarrollo social.

El trabajo de parto es un trabajo de dos: madre e hijo. La oxitocina (la hormona del amor) liberada en cada contracción les ayuda a sentirse unidos y mancomunados, ambos responden juntos.

La mujer que se siente en unión con su hijo por nacer, se abre emocionalmente. Deja fluir la sabiduría de su cuerpo, confiando en la energía biológica, y descubre el ritmo íntimo en comunicación interior con su hijo(a).

El dolor adquiere sentido y se puede tolerar.

El trabajo conjunto, en coordinación y armonía, prepara el nacimiento, cuando todas las sustancias liberadas en la sangre de ambos (oxitocina, adrenalina, ACTH, prolactina: hormona de la ternura y lactancia, etc.) alcancen las dosis y mezclas adecuadas que favorecen el apego entre la madre y el niño.

Sin embargo nuestro deber es asistir a la mujer y en situaciones disponer y usar todos los recursos disponibles.

No farmacológicos en primer lugar y farmacológicos, para el mejor resultado del parto y nacimiento, con las madres informadas quienes serán finalmente quiénes decidan.

THE BIRTH PROYECT- Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT- Amanda Greavette

Vía: http://www.rednacer.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=58&Itemid=65

MANTRA PARA EL PARTO

Publicado 31 de mayo de 2012 por mamirockera

Yo se parir.
Como parieron las mujeres que me precedieron.
Mi madre, mi abuela, mi bisabuela, mi tatarabuela,
Y así hasta la primera mujer.
Lo llevo grabado en mis células.
Es su legado.
Mi cuerpo sabe parir.
Como sabe respirar, digerir, engendrar, andar, hablar, pensar.
Está perfectamente diseñado para ello:
Mi pelvis, mi útero, mi vagina, son obras de ingeniería
al servicio de la fuerza de la vida.
Yo soy ‘la que sabe’.
Y ‘la que sabe’ me susurra:
‘Cabalga la energía de las contracciones como si fuera el éxtasis,
Loba, leona, hiena, yegua, zorra, gata, pantera…
Encuentra tu hembra de poder y conviérte en ella’.
Y siendo ella, mamífera todopoderosa, doy a luz.

THE BIRTH PROYECT - Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT – Amanda Greavette

Mònica Manso
Inspiración para la semana del parto respetado 21-27 de mayo 2012.