lobo

Todas las entradas etiquetadas como lobo

Mujer pagana, mujer libre

Publicado 3 de junio de 2012 por mamirockera

¿ Cómo es una mujer pagana ?

Son mujeres que quieren hacer de este un mundo más vivible.

Son mujeres que se dieron cuenta que el cambio que desean ver en el mundo, está en sus manos.

Son mujeres que se sienten hijas de la Pachamama, de Pulowi, de Gaia.

Son mujeres que creen en la horizontalidad de las relaciones.

Son mujeres que saben que el sistema patriarcal fracasa.

Son mujeres que se­ creen en el Sacerdocio Femenino.

Son mujeres que se atreven a ser distintas.

Son mujeres que se atreven a darle una educación diferente a sus hij@s.

Son mujeres que se atreven a decir “no” y “basta”.

Son mujeres que se atreven a correr con los lobos.

Son mujeres que se permiten ser compasivas consigo mismas.

Son mujeres que se atreven a caminar despeinadas.

Son mujeres que admiran y honran la vejez y la sabiduría.

Son mujeres que no creen en la superioridad.

Son mujeres que saben que el IQ no sirve para gran cosa.

Son mujeres que juegan y bailan con sus hij@s en cualquier lugar de la ciudad.

Son mujeres que forman cí­rculos espirituales.

Son mujeres que salen a buscar sus Diosas Oscuras y aunque tienen miedo, atraviesan el Bosque Espeso.

Son mujeres que lloran, se deprimen, y se cansan mas cuando están ovulando y no se sienten disminuidas por ello.

Son mujeres que aprendieron a reirse de sí mismas, son mujeres que saben que ser llamadas Brujas es un gran elogio, son mujeres que sienten a tod@s l@s niñ@s del mundo como sus hij@s.

Si te sientes identificada con esta descripción entonces:

¡ Bienvenida a la Cueva porque somos de la misma manada !!

wolf-woman

LA MIRADA DEL LOBO

Publicado 2 de junio de 2012 por mamirockera

Cuenta la leyenda que pocas son las personas que pueden resistir su mirada sin volverse locos. Eso fue lo que llevó a la gente de la Edad Media a crear todo tipo de leyendas en torno a este animal. Decían que era el hijo del demonio, que era la reencarnación de la maldad, que era una bestia sanguinaria que devoraba a los inocentes. Pero lo cierto es que las personas tenían miedo de su mirada, la mirada de un lobo hace que veas la verdad y la verdad es lo que siempre ha temido el ser humano. La mirada del lobo hace que todas las personas, ya sean reyes, caballeros, sacerdotes o campesinos comprendan que solo son seres insignificantes, que el poder no sirve de nada, que tanto las personas como el mismo lobo acabarán pudriéndose en la tierra por mucho poder que tengan. Es normal que todo el mundo tema al lobo, tiene el poder de arrebatar el poder con una simple mirada.


Lo último que querían los sacerdotes era cruzarse en el camino de un lobo. Veían en los ojos de los lobos el reflejo de las mentiras y los horrores en los que se basaba la fe del sacerdote. Los sacerdotes perseguían el poder divino y no soportaban que un simple chucho les arrebatara ese poder, por eso crearon esas falacias y mentiras sobre los lobos, para que los aldeanos odiasen a los lobos y siguiesen alabando a los sacerdotes. Lo mismo pasaba con los campesinos, tenían el poder de controlar su ganado y no querían que los lobos les arrebataran ese poder. Pensareis que los lobos también hacían uso de su poder y ferocidad para arrebatar el poder a los campesinos, pero los lobos solo se guían por el poder de la vida. Si los campesinos se adentraban en su territorio y los lobos tenían que sobrevivir estaba claro que iban a comer ovejas. No conformes con invadir el territorio del lobo, los campesinos insaciables de poder, decidieron echar a patadas a los lobos usando de nuevo su poder. Es normal que a un campesino se le hiele la sangre cuando se encuentra solo en el bosque y un lobo le mira desde la lejanía, ve toda la maldad con la que los campesinos echaron a los lobos del bosque reflejada en los ojos de este noble animal. Lo de los reyes y los nobles fue lo peor de todo, hartos de escuchar que los campesinos tenían más miedo de los lobos que del mismísimo rey decidieron perseguirlos y asesinarlos para utilizar su piel de vestimenta y demostrar quien tenía el poder. Es normal que los reyes no soporten la mirada del lobo, ven el desprecio ante un ser inferior en los ojos del animal, pero no es más que el reflejo de la inferioridad con los que miraba el rey al animal. Ese es el autentico poder de la mirada del lobo, es como un espejo donde se refleja el alma, hace que te veas como realmente eres. Los antiguos decían que ver al lobo a los ojos era igual que ver a la maldad a los ojos, pero lo que no sabían era que esa maldad era el reflejo de la suya. En realidad ver al lobo los ojos es ver tu propia alma. Aquel que es capaz de ver nobleza y cordialidad en la mirada del can es porque será noble, cordial y privilegiado, ya que pocos son los humanos que ven esos atributos en los ojos del lobo. Esto no es más que una leyenda creada por un chiflado que pretende devolver el honor que merecen estos animales atacados injustamente por el ser humano. En la actualidad, los tiempos han cambiado, todavía sigue habiendo reyes, nobles, campesinos y sacerdotes, pero esta vez se han librado de los lobos, convirtiéndolos en fieles esclavos, los perros. Por suerte algunos humanos han aprendido a imitar la mirada del lobo, para tratar de arrebatar el poder de quien no debe tenerlo. Aquel que sea capaz de retener la mirada de un lobo, será capaz de dominar su mirada…

Run, wolf warrior – música de Yoko Kanno

Fragmento de “Mujeres que corren con los lobos”

Publicado 2 de junio de 2012 por mamirockera

Los lobos sanos y las mujeres sanas comparten ciertas características psíquicas: una aguda percepción, un espíritu lúdico y una elevada capacidad de afecto.
Los lobos y las mujeres son sociables e inquisitivos por naturaleza y están dotados de una gran fuerza y resistencia. Son también extremadamente intuitivos y se preocupan con fervor por sus vástagos, sus parejas y su manada. Son expertos en el arte de adaptarse a las circunstancias siempre cambiantes y son fieramente leales y valientes.
Y, sin embargo, ambos han sido perseguidos, hostigados y falsamente acusados de ser voraces, taimados y demasiado agresivos y de valer menos que sus detractores. Han sido el blanco de aquellos que no sólo quisieran limpiar la selva sino también el territorio salvaje de la psique, sofocando lo instintivo hasta el punto de no dejar ni rastro de él. La depredación que ejercen sobre los lobos y las mujeres aquellos que no los comprenden es sorprendentemente similar.

 Clarissa Pinkola Estés