hijos

Todas las entradas etiquetadas como hijos

Día mundial del sueño feliz

Publicado 29 de junio de 2012 por mamirockera

Siempre he sabido que quería ser mamá. Desde pequeñita pensaba las cosas que haría o no haría con mi bebé. Cosas del tipo “nunca le obligaré a comer nada que él no quiera”, “sea niño o niña le vestiré con todos los colores, que tontería de azul  y rosa” o “si quiere una mascota le enseñaré a cuidarla y aprenderá a ser responsable“. Cuando llegué a la adolescencia seguí en mis trece, pero en esta fase con cosas más profundas “si puedo hacerlo, enseñaré a mi hij@ en casa, no quiero que el sistema lo amaestre desde la infancia“, “crecerá con toda la libertad que esté en mi mano para explorar su entorno y experimentar” o “hablaré siempre con mi hij@ de cualquier tema que me quiera preguntar“.

Muchas ideas y muchos pensamientos pasaron por mi cabeza desde el día que decidí que quería ser madre hasta que tuve a mi bebé por primera vez  en brazos. Curiosamente una de las cosas que no me planteé jamás fue la cuestión del sueño. Supongo que daba por hecho que los bebés dormían en sus cunitas y , poco más adelante, en sus cuartitos (yo también sufrí durante mi embarazo el síndrome del nido).  Empecé a buscar información sobre el sueño de los bebés cuando, a partir del 15º (más o menos) día de tener a mi bebé en casa, este no quería dormir en la cunita. Le daba el pecho por la noche y se dormía y cuando lo iba a meter en su cuna (pegadita al borde de la cama) se despertaba llorando. Pasé un par de noches en vela (por cabezona) intentando acostar al pequeño en la cunita. Una noche estaba tan cansada que en la primera toma me dormí con el enano en mi pecho. Me desperté como a las 4 horas y me di cuenta de que seguía abrazando a mi bebé y este estaba comiendo. Entonces entendí cual era el sitio donde el bebé tenía que dormir. Durante los meses siguientes durmió en mi regazo y cuando él se empezó a notar incómodo (ya se movía más) lo tumbé en la cama junto a mi y él solito buscaba la teti cuando tenía hambre. Busqué información sobre el tema y fue cuando descubrí una nueva palabra con un significado tan antiguo como nuestra misma existencia: colecho.

Estudios antropológicos, neurológicos y psicológicos hablan sobre el colecho asegurando que es la forma de dormir más favorable para la madre y el bebé. Y yo lo corroboro!!! 😀 Mi pequeño tiene casi ocho meses y duerme las noches enteras como un lirón (no se despierta ni para mamar, él hociquea y yo le acerco la teti) y se echa dos siestones durante el día uno por la mañana (se duerme en  la bandolera cuando salgo a la calle y sigue así al llegar a casa) y otro por la tarde (me lo ato y hago cositas como barrer, recoger, cocinar…) . Hasta hace poco dormíamos los tres en la misma cama, pero ahora con el calor he puesto una cunita tipo sidecar para que mi niño se estire como a él le gusta. Y somos la mar de felices. Pocas cosas hay tan hermosas en el mundo como despertarte con la sonrisa de tu bebé a medio palmo de tu cara, o jugar un rato con él en la cama antes de dormir o de levantarte. 

Anuncios

EL DOLOR EN EL PARTO

Publicado 3 de junio de 2012 por mamirockera


El Parto y Nacimiento es la experiencia más profunda, vital, intensa y emotiva en la vida de la mujer.

No hay otra experiencia tan fuerte, emocionante y de unidad con alguien, como la relación entre madre e hijo.

Estamos anclados a nuestro Parto y Nacimiento, lo que determina, “programa” gran parte de lo que somos.

Sin embargo, muchas veces esta experiencia es dañada por el miedo, la ansiedad y la tremenda presión de los que rodean a la mujer durante el Parto y Nacimiento.

 

'The Birth Project'- Amanda Greavette

‘The Birth Project’- Amanda Greavette

EL DOLOR ES PARTE DE LA FISIOLOGÍA DEL PARTO Y EL NACIMIENTO

Tiene una función y un sentido que beneficia a la madre y al hijo.

El dolor más intenso se produce durante las contracciones, las que son provocadas por una hormona llamada oxitocina.

La oxitocina tiene también otros efectos, y es conocida como la hormona del amor, porque actúa sobre el cerebro ayudando a sentirse en unión con otros, y ayuda a liberar otras hormonas que hacen sentirse bien y disminuyen el dolor (produciéndose “analgesia” en forma natural), como las endorfinas.

Madre e hijo viven juntos las contracciones y sus molestias, y en respuesta buscan las mejores posiciones y movimientos, y liberan varias sustancias y hormonas (adrenalina, prostaglandinas, endorfinas, oxitocina, etc.). Estas sustancias apuran, demoran o intensifican las contracciones, de manera que madre e hijo participan en el mecanismo del dolor, y en el avance del trabajo de parto, de acuerdo con lo que están sintiendo.

El dolor físico de las contracciones se asocia con el dolor emocional de la separación que ocurrirá con el hijo al nacer.

Sentirlo, asumirlo, darle un sentido y acogerlo, ayuda a culminar esta separación y aceptar plenamente el momento después, disminuyendo las depresiones post parto, aumentando la fuerza personal, y dándose una oportunidad única de curar traumas anteriores.

El dolor del trabajo de parto estimula también la energía sexual, y bien conducido puede ayudar a alcanzar una sexualidad más madura.

El proceso es trascendental para la mujer, las alteraciones llevan a experiencias traumáticas.

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

EL DOLOR ES FISIOLÓGICO, ¡EL SUFRIMIENTO NO!

Muchas veces durante el parto, el dolor pierde su sentido y se transforma en una tortura sin utilidad ninguna.

Esto ocurre especialmente cuando la mujer no puede reaccionar al dolor, como cuando no se puede mover, o se siente sola y sin apoyo, o siente la presión de su pareja o familiares, no encuentra su propio ritmo entre contracción y pausa, o no consigue conectarse con su hijo en ambientes desfavorables (ruido, gritos, exceso de gente, etc.) que hacen aparecer miedos y angustias.

Las intervenciones médicas como tactos vaginales, amniotomías (romper la bolsa), inducciones o aceleraciones del parto (sueros), pueden agregar dolores que descontrolan el proceso.

FRENTE AL DOLOR…

Para que el dolor no se transforme en sufrimiento se debe favorecer las condiciones que permiten a la mujer y su hijo vivir su parto y nacimiento respetando la fisiología (la naturaleza) de la mujer.

Un ambiente positivo de Acogida, Protección y Seguridad, en un lugar agradable y conocido, sin interrupciones, con las personas adecuadas, hace disminuir el dolor, tolerarlo mejor y hacerlo un aliado.

Debe considerarse la privacidad como un elemento muy importante, y evitarse todo estímulo que distraiga a la mujer del delicado proceso que está viviendo (música, conversaciones, ruidos no deseados, etc.)

Permitir el libre movimiento y expresión de la mujer, sin alterar su propio ritmo personal, y brindarle ayuda, apoyo y calor humano en cada momento, tanto del equipo de salud como de la pareja.

Preferir medios no farmacológicos para tolerar el dolor, recomendados por la Organización Mundial de la Salud, como caminar, cambiar de postura, el balón kinésico, los masajes y el agua temperada.

La inmersión en agua a aproximadamente 37 grados Celsius es el medio no farmacológico para tolerar el dolor, de mayor relevancia, cuyo uso está avalado por la evidencia científica, nivel A.

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

ANESTESIA EN EL PARTO NORMAL:

Por diferentes motivos muchas madres y sus familiares solicitan anestesia para el dolor del parto, es una opción pero hay que tener en cuenta las consecuencias de su uso.

La anestesia daña la fisiología del parto y daña el apego.

Todos los medicamentos para el dolor (analgésico o anestésico) tienen un potencial riesgo para la madre o el feto, alteran la fisiología normal del parto o nacimiento, y aumentan los partos operatorios (cesáreas y fórceps).

La anestesia más usada es la anestesia peridural que adormece el cuerpo desde la cintura hacia abajo y hace desaparecer el dolor.

Al colocar anestesia peridural la mujer no puede caminar o moverse y deberán controlarse los latidos del niño(a) con un monitor (con unas correas que se amarran a la “guatita” de la madre). Muchas veces además se pone un suero en una vena, para administrar oxitocina artificial para producir contracciones.

Al dejar de sentir las contracciones, la mujer pierde conexión con su cuerpo y con su hijo.

La oxitocina artificial no produce efectos sobre el cerebro como la oxitocina natural, por lo que también se pierde parte del estimulo para mantenerse en unión permanente con el hijo o la sensación de bienestar que producen las hormonas naturales como son las endorfinas.

El parto será necesario tenerlo acostada en la camilla, y al no sentir el pujo, la matrona o el médico (y no la mujer) deciden cuando se puja.

Las madres que han usado peridural interrumpen la producción natural de hormonas, las que alcanzan menores niveles que en un parto sin anestesia, además es muy importante mencionar que la oxitocina natural protege el cerebro del recién nacido(a) de los traumas hipóxicos del parto y nacimiento. Al nacer, madre e hijo no estarán tan bien preparados y en sintonía para iniciar el apego y la lactancia, y los problemas para dar pecho a sus hijos serán más frecuentes.

Bajo el efecto de las hormonas generadas durante las contracciones, se asegura un encuentro de Éxtasis, Alegría y Amor, sentimientos y vivencias sobre las cuales se establece el apego, clave para las relaciones futuras de afecto que desarrolla el individuo en su vida.

Los niños que tienen la oportunidad de vivir plenamente el apego al nacer, se adaptan mejor, tienen menos problemas en los primeros días (como regulación de temperatura, hipoglicemia, ictericia, etc.), y una mejor lactancia, que se inicia más precozmente y es más prolongada. En los meses siguientes tendrán menos enfermedades, y un desarrollo sicomotor mejor. En lo sicológico, el niño(a) desarrolla una autoestima positiva, identidad integrada, mejor rendimiento educacional, mayor empatía, capacidad para enfrentar el estrés y un adecuado desarrollo social.

El trabajo de parto es un trabajo de dos: madre e hijo. La oxitocina (la hormona del amor) liberada en cada contracción les ayuda a sentirse unidos y mancomunados, ambos responden juntos.

La mujer que se siente en unión con su hijo por nacer, se abre emocionalmente. Deja fluir la sabiduría de su cuerpo, confiando en la energía biológica, y descubre el ritmo íntimo en comunicación interior con su hijo(a).

El dolor adquiere sentido y se puede tolerar.

El trabajo conjunto, en coordinación y armonía, prepara el nacimiento, cuando todas las sustancias liberadas en la sangre de ambos (oxitocina, adrenalina, ACTH, prolactina: hormona de la ternura y lactancia, etc.) alcancen las dosis y mezclas adecuadas que favorecen el apego entre la madre y el niño.

Sin embargo nuestro deber es asistir a la mujer y en situaciones disponer y usar todos los recursos disponibles.

No farmacológicos en primer lugar y farmacológicos, para el mejor resultado del parto y nacimiento, con las madres informadas quienes serán finalmente quiénes decidan.

THE BIRTH PROYECT- Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT- Amanda Greavette

Vía: http://www.rednacer.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=58&Itemid=65

Mujer pagana, mujer libre

Publicado 3 de junio de 2012 por mamirockera

¿ Cómo es una mujer pagana ?

Son mujeres que quieren hacer de este un mundo más vivible.

Son mujeres que se dieron cuenta que el cambio que desean ver en el mundo, está en sus manos.

Son mujeres que se sienten hijas de la Pachamama, de Pulowi, de Gaia.

Son mujeres que creen en la horizontalidad de las relaciones.

Son mujeres que saben que el sistema patriarcal fracasa.

Son mujeres que se­ creen en el Sacerdocio Femenino.

Son mujeres que se atreven a ser distintas.

Son mujeres que se atreven a darle una educación diferente a sus hij@s.

Son mujeres que se atreven a decir “no” y “basta”.

Son mujeres que se atreven a correr con los lobos.

Son mujeres que se permiten ser compasivas consigo mismas.

Son mujeres que se atreven a caminar despeinadas.

Son mujeres que admiran y honran la vejez y la sabiduría.

Son mujeres que no creen en la superioridad.

Son mujeres que saben que el IQ no sirve para gran cosa.

Son mujeres que juegan y bailan con sus hij@s en cualquier lugar de la ciudad.

Son mujeres que forman cí­rculos espirituales.

Son mujeres que salen a buscar sus Diosas Oscuras y aunque tienen miedo, atraviesan el Bosque Espeso.

Son mujeres que lloran, se deprimen, y se cansan mas cuando están ovulando y no se sienten disminuidas por ello.

Son mujeres que aprendieron a reirse de sí mismas, son mujeres que saben que ser llamadas Brujas es un gran elogio, son mujeres que sienten a tod@s l@s niñ@s del mundo como sus hij@s.

Si te sientes identificada con esta descripción entonces:

¡ Bienvenida a la Cueva porque somos de la misma manada !!

wolf-woman

PORQUE SOMOS MAMÍFEROS, PORQUE SOMOS PRIMATES… PORQUE SOMOS HUMANOS

Publicado 31 de mayo de 2012 por mamirockera

La lactancia es un gesto ancestral que nos conecta con la vida, la naturaleza y la capacidad de dar en su sentido más amplio.
Nuestros parientes más cercanos, los bonobos, son amamantados durante 4,5 AÑOS. Los chimpancés durante cinco. Los orangutanes durante siete.
Devolver la lactancia en toda su extensión a la especie humana… es una urgencia vital, un regalo inminente que nuestra sociedad toda tiene que hacerse a sí misma.

Porque es gesto supremo de AMOR: amor real, líquido, tangible, corporal..
.
Porque es PLACER, confort, calor y contacto.

Porque es VÍNCULO, seguridad, simbiosis, el hilo que nos mantiene enraizados a la vida y al universo.

Porque es calma, CONSUELO ante el peligro o la adversidad, reconciliación tras la separación, refugio, vuelta a casa…

Porque es CUIDADO primario, esencial, la primera ética, la primera ecología.

Porque construye y mantiene la CADENA transgeneracional de conexión con lo que somos.

Porque es GENEROSIDAD, ofrenda, entrega, darnos y encontrarnos.

Porque edifica los CIMIENTOS de una vida empática, confiada, cooperativa, satisfactoria en el encuentro con el otro.

Porque es un DERECHO universal de cada niño que nace, de las mujeres, de las familias y de los grupos humanos.

Porque es SEXUALIDAD primaria, básica, sana y desprejuiciada, que sacia para siempre el cuerpo y el alma.

Porque respeta los RITMOS de los niños, su autorregulación y su capacidad de independizarse cuando estén preparados.

Porque es GRATIS, siempre está disponible, se ajusta a la demanda del niño, de todo niño y mamá, sin diferencia de clases, etnias o ideologías.

Porque siempre ALIMENTA, la composición de la leche materna es viva y cambiante, se adapta en cada etapa a las necesidades del niño

Porque es PROTECCIÓN, está llena de inmunoglobulinas, y el sistema inmunológico del niño no está maduro hasta los 6 años.

Porque es LIBERTAD, sin tiempos ni medidas ni lugar ni normas ni recatos.

Porque es CUERPO, salud, fisiología, oxitocina, danza, sentir y fluir.

Porque es PODER femenino, capacidad para confiar en nosotras mismas, reconciliación con nuestros ciclos, autoestima y belleza.

Porque detiene el tiempo, es PAZ, silencio, murmullo y arrullo.

Porque es VERDAD y no es de plástico, es presencia y no ausencia, es SER Y ESTAR.

Porque es ALEGRÍA, sonrisa, complicidad, encuentro: ¡VIDA!

Ileana Medina del blog Tenemos Tetas

DORMIR SIN LAGRIMAS

Publicado 30 de mayo de 2012 por mamirockera

Dormir sin lágrimas es un libro necesario en un momento en el que se han multiplicado los métodos para enseñar a los niños a dormir solos, tal y como comenta el pediatra Carlos González: «El sueño de los niños pequeños se ha convertido, en los últimos años, en motivo de preocupación para muchos padres».

Jové utiliza bibliografía científica, pero con un lenguaje directo y accesible para que los padres se familiaricen con el sueño y sepan qué cuestiones son importantes. La psicóloga se muestra en contra de los métodos mágicos para que los niños duerman, y menos aquellos basados en el llanto, que puso de moda el canadiense Richard Ferber y que han copiado muchos otros, aunque con pequeños retoques, como Eduard Estivill. «La repulsa a estas formas de trato infantil no viene predeterminada por las consecuencias que provocan, sino por cuanto atentan a la dignidad del niño como persona. Hemos de seguir creyendo en un mundo en el que el fin no justifica los medios», afirma la autora.

Además, recuerda que «cada bebé es irrepetible» y aconseja desconfiar de los métodos iguales para todos. «Algunos padres aún creen que los bebés nacen sin instrucciones. ¡Mentira! ¡Ellos son las instrucciones! Sígalas al pie de la letra», concluye.

El sueño infantil

«Dormir es un proceso evolutivo que se va adaptando a las necesidades del ser humano. Un recién nacido no duerme igual que un niño, ni éste igual que un adulto; ni un adulto igual que un anciano, porque cada edad reclama unas necesidades diferentes», explica la autora, quien resalta también la capacidad innata de los bebés para dormir.

Según la doctora Jové, el recién nacido (anteriormente, el feto) nace con dos fases del sueño bien diferenciadas: sueño activo (parecido a lo que en el futuro será el sueño REM) y sueño lento (que da lugar al resto de fases del sueño). Entre los 7 y los 10 meses han aparecido todas estas fases, aunque la periodicidad y duración son diferentes al adulto. Como recuerda la autora, los niños duermen la misma siesta hasta los cuatro años. Es a partir de los 5 o 6 años cuando el sueño del pequeño es bastante parecido al de los adultos (un único periodo nocturno de entre 8 y 10 horas sin siestas).

Otra de las evidencias claras, avaladas por varios estudios, es que todos, niños y adultos, nos despertamos varias veces en la noche, pero sólo los más mayores dominan la técnica para regresar al sueño. Es una cuestión de tiempo que lo hagan los niños, porque se trata de un proceso evolutivo. Por tanto, el sueño de un bebé no será nunca un indicativo del dormir del adulto.


Cómo saber si hay un problema

En este capítulo del libro, la autora advierte: «Desconfíe de métodos que sirven para todo.» Tras poner en alerta a los padres, sugiere acudir a los profesionales para que lleven a cabo un diagnóstico del posible trastorno y ajustar, así, su tratamiento. No obstante, les aconseja que tengan en cuenta los posibles errores en el diagnóstico, como no acertar con el comportamiento del pequeño, la falta de información sobre lo que se debe considerar normal a cada edad, la escasa sincronía entre los horarios de los padres y los de los niños, y alarmarse con cuestiones normales. «Antes de pensar que su hijo duerme mal, compruébelo. La información está para eso

La psicóloga invita a los progenitores a ponerse en la situación del niño para poder contestar a todas esas preguntas que nos hacemos y no malinterpretar sus peticiones. La vida de hoy en día es una locura no sólo para los adultos, sino también para los niños, que deben amoldarse a ella, a pesar de que esta actitud no es lo más adecuado. En este sentido, Jové apunta que en muchas ocasiones «la falta de sincronía entre las obligaciones de unos y los derechos del otro son el único y real motivo de conflicto y los seres humanos llevamos miles de años sin métodos para dormir niños y nunca ha habido mayores problemas con ellos. Todos acababan durmiendo».

Trastornos del sueño

Los niños no siguen el horario de 24 horas de los adultos, los expertos aseguran que se trata en realidad de 25. Por eso, les cuesta meterse en la cama habitualmente y presentan alteraciones en el horario. Jové mantiene que el seguimiento de una rutina y ayudarles a diferenciar el día de la noche ayuda a muchos pequeños.

No obstante, la autora divide los trastornos del sueño en dos: disomnias –alteraciones en la cantidad y la calidad del sueño– y parasomnias –acontecimientos o conductas anormales cuando se duerme–. En la mayoría de los casos se da el primer tipo de obstáculo en el descanso infantil, pero los terrores nocturnos, las pesadillas o el sonambulismo, entre otros, también son objeto de preocupación por parte de los padres. «En los niños, la mayoría de las parasomnias suelen mejorar si se acuestan con poco cansancio y ansiedad. Para ello podemos seguir un horario prudente de acostarlos, intentar que estén relajados y hacerles compañía o dormir con ellos», apunta la autora, que defiende las múltiples ventajas del colecho, una práctica habitual en muchos países.

Lo que no se debe hacer

Muchas veces se acierta más si se sabe lo que no se debe hacer. La doctora Jové, antes de exponer sus consejos, advierte sobre los múltiples ejemplos de metodología que imperan en los países desarrollados para lograr que los niños no sean un obstáculo más en la estresada vida de sus padres. «Los métodos para enseñar a dormir a los niños dejándolos solos se empezaron a publicar hacia los años 50 del siglo pasado» y algunos autores han publicado estos métodos, con pequeños retoques, publicitándolos como originales y novedosos.

«No hay diferencia de éxito entre los métodos que enseñan a dormir a base de dejar llorar mediante una tabla y los que simplemente dejan llorar. Si la hay entre aplicarlo antes de los 18 meses o después», escribe esta especialista en el sueño. Para Jové, los métodos de adiestramiento no enseñan a dormir, «solamente provocan un shock emocional que altera los niveles de las principales hormonas que regulan nuestras emociones, y además le demuestran que no vale la pena quejarse porque nadie les responderá. Por eso funciona mejor en niños pequeños, ya que son los que tienen más posibilidad de shock».

Además, su aplicación conlleva secuelas importantes a corto, medio y largo plazo: «trastornos de ansiedad, depresiones, indefensión aprendida, trastornos de apego, trauma por estrés agudo y síndrome de estrés postraumático». Jové mantiene que estas alteraciones son reparables, aunque «no reversibles», ya que pueden quedar enmascaradas y no hacerse evidentes hasta la vida adulta. Asimismo, huye de la utilización de fármacos en los problemas del sueño, no sólo por sus muchas contraindicaciones, sino porque en muchos casos se produce el efecto contrario.

Qué podemos hacer

La autora, que mantiene que aunque no se haga nada, el niño dormirá sin interrupciones algún día, ensalza el papel de la lactancia en el éxito del sueño, «por la propia composición de la leche, y debido al relajante contacto con la madre y a la succión calmante». La alimentación materna no sólo favorece al niño, sino que beneficia a la madre, ya que hormonalmente le ayuda a coger el sueño con más facilidad.

También hace especial hincapié en las cualidades positivas del colecho, siempre y cuando se lleve a cabo de una forma segura. «Gracias a él, el regreso al sueño después de un despertar es más corto para ambos casos (madre e hijo). También ayuda al bebé a sincronizarse con la madre y a pasar de un estadio a otro del sueño con más facilidad», comenta la autora. En este sentido, la psicóloga añade que la actitud «positiva y responsiva» de la madre hacia el niño crea en el menor una tranquilidad que le ayuda a abandonarse al sueño.

Dormir sin lágrimas, una «guía para padres desesperados» como la define la autora, solicita a los padres un ejercicio de observación de sus hijos en el número de horas de sueño o el de despertares, y estar atentos a las «señales del niño cuando tiene sueño» para evitar problemas posteriores.

Visita el Foro de Dormir sin llorar

Feliz día MAMÁS!

Publicado 6 de mayo de 2012 por mamirockera

Últimamente no he tenido tiempo de escribir en el blog, tengo pendientes un par de entradas. Pero hoy quería dedicar un espacio a todas las mamás, la que fueron, son y serán.

Uno de mis escritores favoritos es Khalil Gibran, os dejo con una bonita reflexión sobre nuestros hijos:

“Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida,
deseosa de sí misma.

No vienen de ti,
sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos,
pues ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas,
porque ellos
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerles semejantes a ti,
porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual tus hijos,
como flechas vivas,
son lanzados.
Deja que la inclinación,
en tu mano de arquero,
sea para la felicidad.”

Deja que la inclinación, en tu mano de arquero, sea para la felicidad.