feliz

Todas las entradas etiquetadas como feliz

Día mundial del sueño feliz

Publicado 29 de junio de 2012 por mamirockera

Siempre he sabido que quería ser mamá. Desde pequeñita pensaba las cosas que haría o no haría con mi bebé. Cosas del tipo “nunca le obligaré a comer nada que él no quiera”, “sea niño o niña le vestiré con todos los colores, que tontería de azul  y rosa” o “si quiere una mascota le enseñaré a cuidarla y aprenderá a ser responsable“. Cuando llegué a la adolescencia seguí en mis trece, pero en esta fase con cosas más profundas “si puedo hacerlo, enseñaré a mi hij@ en casa, no quiero que el sistema lo amaestre desde la infancia“, “crecerá con toda la libertad que esté en mi mano para explorar su entorno y experimentar” o “hablaré siempre con mi hij@ de cualquier tema que me quiera preguntar“.

Muchas ideas y muchos pensamientos pasaron por mi cabeza desde el día que decidí que quería ser madre hasta que tuve a mi bebé por primera vez  en brazos. Curiosamente una de las cosas que no me planteé jamás fue la cuestión del sueño. Supongo que daba por hecho que los bebés dormían en sus cunitas y , poco más adelante, en sus cuartitos (yo también sufrí durante mi embarazo el síndrome del nido).  Empecé a buscar información sobre el sueño de los bebés cuando, a partir del 15º (más o menos) día de tener a mi bebé en casa, este no quería dormir en la cunita. Le daba el pecho por la noche y se dormía y cuando lo iba a meter en su cuna (pegadita al borde de la cama) se despertaba llorando. Pasé un par de noches en vela (por cabezona) intentando acostar al pequeño en la cunita. Una noche estaba tan cansada que en la primera toma me dormí con el enano en mi pecho. Me desperté como a las 4 horas y me di cuenta de que seguía abrazando a mi bebé y este estaba comiendo. Entonces entendí cual era el sitio donde el bebé tenía que dormir. Durante los meses siguientes durmió en mi regazo y cuando él se empezó a notar incómodo (ya se movía más) lo tumbé en la cama junto a mi y él solito buscaba la teti cuando tenía hambre. Busqué información sobre el tema y fue cuando descubrí una nueva palabra con un significado tan antiguo como nuestra misma existencia: colecho.

Estudios antropológicos, neurológicos y psicológicos hablan sobre el colecho asegurando que es la forma de dormir más favorable para la madre y el bebé. Y yo lo corroboro!!! 😀 Mi pequeño tiene casi ocho meses y duerme las noches enteras como un lirón (no se despierta ni para mamar, él hociquea y yo le acerco la teti) y se echa dos siestones durante el día uno por la mañana (se duerme en  la bandolera cuando salgo a la calle y sigue así al llegar a casa) y otro por la tarde (me lo ato y hago cositas como barrer, recoger, cocinar…) . Hasta hace poco dormíamos los tres en la misma cama, pero ahora con el calor he puesto una cunita tipo sidecar para que mi niño se estire como a él le gusta. Y somos la mar de felices. Pocas cosas hay tan hermosas en el mundo como despertarte con la sonrisa de tu bebé a medio palmo de tu cara, o jugar un rato con él en la cama antes de dormir o de levantarte.