bebé

Todas las entradas etiquetadas como bebé

CUANDO MAMÁ ESTÁ ENFERMA ¿PUEDO AMAMANTAR?

Publicado 18 de julio de 2012 por mamirockera

En los ocho meses que llevo con mi bebé en brazos he sufrido unas cuatro o cinco gripes raras ( fiebre, dolor desde las uñas de los pies hasta las pestañas, mal estar, cansancio….). Mi bebé nunca se ha puesto enfermo, y en este momento me estoy recuperando de la última (por favor, ya no más!!) Pero bueno, así aprovecho para escribir una entrada en la cual llevo pensando mucho tiempo.

-“Estoy enferma. Y ahora, ¿qué le pasará a mi bebé?

La lactancia puede continuar sin interrupción cuando te pones enferma. Tu leche no sólo seguirá siendo la mejor del mundo para tu hijo, sino que además le aportará anticuerpos específicos para hacer frente a tu enfermedad, de la que muy probablemente se habrá contagiado.

Hay que tener en cuenta que durante el periodo de incubación las enfermedades no manifiestan síntomas, aunque ya pueden ser contagiosas. Un bebé cuya madre esté enferma también habrá estado expuesto al contagio, incluso durante el periodo de incubación asintomático que ha pasado su madre. Destetando o recomendando el destete a un bebé que puede estar incubando una enfermedad lo estaremos privando de unas defensas que le serán muy útiles para recuperar la salud y protegerse de futuras infecciones.

-“Tengo que tomar medicamentos, ¿pasarán a mi leche?”

Casi todos los medicamentos pasan a la leche, pero en cantidades tan ínfimas que no le harán ningún daño a tu bebé. Siempre será más beneficioso para la salud de tu hijo seguir con la lactancia materna, con sus nutrientes y sus defensas, aunque contenga pequeñas cantidades de medicamento, que recurrir a la alimentación artificial.

Son muy pocos los medicamentos incompatibles con la lactancia materna, y en la mayoría de casos se pueden sustituir por otros plenamente compatibles.

El Equipo de Pediatría del Hospital Marina Alta de Denia (Alicante) ha creado una magnífica web en la que se puede consultar en línea la compatibilidad de cualquier medicamento con la lactancia materna:

http://www.e-lactancia.org/

Por su parte, la Academia Americana de Pediatría ha publicado una lista con muchos de los medicamentos más habituales:

http://www.aeped.es/pdf-docs/lm-aap2001.pdf

Finalmente, existen también libros específicos en los que todos los profesionales de la salud pueden consultar la compatibilidad de cualquier medicamento con la lactancia, puesto que las recomendaciones que se dan en los prospectos de los medicamentos a menudo son alarmistas y carecen de base científica.

De hecho, la inmensa mayoría de los prospectos advierte acerca de los efectos secundarios de los fármacos bajo el apartado “embarazo y lactancia” como si fueran la misma cosa, cuando en realidad se trata de dos situaciones muy distintas: en la primera, cualquier sustancia que llegue al torrente sanguíneo de la madre pasa al feto en idéntica concentración, mientras que en la segunda sólo una cantidad mínima de medicamento pasa a la leche que toma el bebé, y por lo general, haría falta intoxicar a la madre con esa misma sustancia para que le hiciera algún efecto a su hijo.

Algunas preguntas que pueden ayudar a un profesional de la salud a evaluar la situación son:

-¿En qué cantidad tal medicamento pasa a la leche?
-¿Cuántos litros de leche al día debería tomar el bebé para que el medicamento que está tomando la madre le produjera algún efecto?
-Aun en el supuesto de que determinado medicamento pudiera tener algún efecto sobre el bebé, ¿le resultaría perjudicial?
-¿El riesgo potencial de ese medicamento para la salud del bebé es superior a los beneficios de la lactancia materna?

Suspender la lactancia materna sin una razón científicamente probada y documentada es claramente una actitud irresponsable por parte de cualquier profesional de la salud y una falta de respeto hacia las necesidades del bebé y el derecho de toda madre a amamantar a su hijo.

-“Ya sé que puedo amamantar estando enferma, pero todavía tengo dudas”

¿Te angustia poder perjudicar la salud de tu hijo? ¿Te sientes insegura sobre los efectos que pueda tener sobre tu bebé el medicamento que debes tomar? No quieres que tu bebé corra ningún peligro por el hecho de continuar con la lactancia. Por eso, si todavía tienes dudas, lo mejor es que te pongas en contacto con un profesional de la salud especializado en lactancia. Los grupos de apoyo colaboramos con profesionales sanitarios a los que derivamos este tipo de consultas médicas y, si quieres, te podemos poner en contacto con alguno de ellos, bien por teléfono o por correo electrónico.

-Cuando mamá está hospitalizada

Si la madre lactante está ingresada, debería poder mantener el contacto con su bebé y habría que promover la continuidad de la lactancia. Dependiendo de la gravedad del estado de la madre y de si la enfermedad no es contagiosa, se puede intentar pedir una habitación individual en el centro hospitalario, para poder mantener la cohabitación y facilitar la lactancia.

Si sufres una enfermedad y tienes dudas, puedes consultar en www.e-lactancia.org . Clica sobre “grupo“, busca “Enfermedad, Problema, Situación materna” y seguro que encuentras la respuesta.

Gracias a :  http://albalactanciamaterna.org/

Anuncios

Día mundial del sueño feliz

Publicado 29 de junio de 2012 por mamirockera

Siempre he sabido que quería ser mamá. Desde pequeñita pensaba las cosas que haría o no haría con mi bebé. Cosas del tipo “nunca le obligaré a comer nada que él no quiera”, “sea niño o niña le vestiré con todos los colores, que tontería de azul  y rosa” o “si quiere una mascota le enseñaré a cuidarla y aprenderá a ser responsable“. Cuando llegué a la adolescencia seguí en mis trece, pero en esta fase con cosas más profundas “si puedo hacerlo, enseñaré a mi hij@ en casa, no quiero que el sistema lo amaestre desde la infancia“, “crecerá con toda la libertad que esté en mi mano para explorar su entorno y experimentar” o “hablaré siempre con mi hij@ de cualquier tema que me quiera preguntar“.

Muchas ideas y muchos pensamientos pasaron por mi cabeza desde el día que decidí que quería ser madre hasta que tuve a mi bebé por primera vez  en brazos. Curiosamente una de las cosas que no me planteé jamás fue la cuestión del sueño. Supongo que daba por hecho que los bebés dormían en sus cunitas y , poco más adelante, en sus cuartitos (yo también sufrí durante mi embarazo el síndrome del nido).  Empecé a buscar información sobre el sueño de los bebés cuando, a partir del 15º (más o menos) día de tener a mi bebé en casa, este no quería dormir en la cunita. Le daba el pecho por la noche y se dormía y cuando lo iba a meter en su cuna (pegadita al borde de la cama) se despertaba llorando. Pasé un par de noches en vela (por cabezona) intentando acostar al pequeño en la cunita. Una noche estaba tan cansada que en la primera toma me dormí con el enano en mi pecho. Me desperté como a las 4 horas y me di cuenta de que seguía abrazando a mi bebé y este estaba comiendo. Entonces entendí cual era el sitio donde el bebé tenía que dormir. Durante los meses siguientes durmió en mi regazo y cuando él se empezó a notar incómodo (ya se movía más) lo tumbé en la cama junto a mi y él solito buscaba la teti cuando tenía hambre. Busqué información sobre el tema y fue cuando descubrí una nueva palabra con un significado tan antiguo como nuestra misma existencia: colecho.

Estudios antropológicos, neurológicos y psicológicos hablan sobre el colecho asegurando que es la forma de dormir más favorable para la madre y el bebé. Y yo lo corroboro!!! 😀 Mi pequeño tiene casi ocho meses y duerme las noches enteras como un lirón (no se despierta ni para mamar, él hociquea y yo le acerco la teti) y se echa dos siestones durante el día uno por la mañana (se duerme en  la bandolera cuando salgo a la calle y sigue así al llegar a casa) y otro por la tarde (me lo ato y hago cositas como barrer, recoger, cocinar…) . Hasta hace poco dormíamos los tres en la misma cama, pero ahora con el calor he puesto una cunita tipo sidecar para que mi niño se estire como a él le gusta. Y somos la mar de felices. Pocas cosas hay tan hermosas en el mundo como despertarte con la sonrisa de tu bebé a medio palmo de tu cara, o jugar un rato con él en la cama antes de dormir o de levantarte. 

Por qué no hay que aplicar el método Estivill

Publicado 27 de junio de 2012 por mamirockera

No todo el mundo sabe que lo que ha hecho este pediatra es copiarse un método ideado por el estadounidense Ferber, que consiste en aumentar progresivamente el tiempo que se deja llorar al bebé en la cuna por las noches, hasta que deja de llorar del todo (total, nadie va a acudir). De manera que Estivill no ha hecho nada original.

¿Y funciona? Pues sí: los niños acaban durmiendo. Con este argumento, los padres que defienden el método justifican su decisión. Pero, en la crianza (y en la vida), el fin nunca justifica los medios.

Estas son algunas de las razones por las que no hay que aplicar el Estivill:

  1. Los niños no llegan a dormir como los adultos hasta cumplidos los 6 años. Es decir, hasta esa edad, los despertares nocturnos son normales. No hay nada de malo en un bebé que se despierta por las noches. El problema lo tienes tú, no tu bebé.
  2. Tú sabes que tu bebé está perfectamente a salvo en su cuna. Pero tu bebé no sabe que está a salvo. Para él, la mayor amenaza es no tenerte cerca. Gracias a este instinto, que está escrito en su código genético desde que existe la especie humana, es que hemos podido sobrevivir. Imagina a un bebé abandonado a su suerte en una pradera prehistórica, presa fácil de cualquier depredador. Sin el instinto de llorar al sentirse en peligro, y así alertar a su madre, sus minutos están contados. Tu bebé, en el siglo XXI, comparte el mismo código genético que ese bebé prehistórico. Para él, la amenaza de estar a oscuras, solo en una cuna, sigue siendo tan real como la del bebé expuesto a ser devorado por las fieras.
  3. Los bebés no piden lo que no necesitan. No está tratando de manipularte, ni de salirse con la suya: eso lo hacemos los adultos. La necesidad de contacto para un bebé es tan importante y vital como la necesidad de alimento. Pretender que un bebé se quede tranquilito en su cuna sin chistar y que duerma toda la noche es un sinsentido. De acuerdo con Rosa Jové, sólo un 10 o un 15% de los bebés son capaces de dormir 10 o 12 horas de un tirón a la edad de 7 meses.
  4. Un bebé espera ser atendido cuando llora. Si nadie acude, comprenderá que de nada sirve hacerlo, que él no es importante: que no es amadoY arrastrará este condicionamiento (y la consecuente falta de autoestima) hasta la vida adulta. Aprenderá que no vale la pena luchar, que la batalla está perdida de antemano. Lamentablemente, son demasiados los adultos hoy en día que ven la vida de esta forma. Y esto es algo trágico.
  5. Un niño es un ser humano y merece el mismo respeto que un adulto. Esto incluye el respeto a sus propios procesos naturales. ¿Le negarías atención a un adulto que sufre, sólo para que «aprenda»?
  6. Un niño que siente miedo y cuyo llanto no es atendido, segrega adrenalina y otras sustancias que hacen que en todo su organismo se active un estado de alerta (igual que te ocurre a ti en situaciones de peligro). Llega un momento en que la amígdala, una parte del cerebro emocional, se colapsa. Entonces el organismo empieza a segregar nuevas sustancias (endorfinas, serotonina) para combatir ese estado de alerta, pues no se puede mantener por demasiado tiempo. Es entonces cuando el niño, drogado por su propio organismo, se duerme. ¿Ha aprendido a dormir? No. Se ha autodrogado (Dormir sin Lágrimas, Rosa Jové). En esto es que se basa el Estivill. Cuanto más pequeño es el niño, mayor es el estado de shock al que se le somete.
  7. Una exposición prolongada a la adrenalina y otras hormonas del estrés trae muchas secuelas negativas, como el daño de células cerebrales y una «desregulación duradera de la bioquímica cerebral» (Jové),  con consecuencias como depresión, trastornos del apego, indefensión aprendida, ansiedad, hiperactividad…
  8. Si no te hubiesen convencido de que el método Estivill es sano, no lo harías. No conozco una sola madre que no haya tenido la más mínima duda de estar haciendo lo correcto al escuchar llorar a su bebé y no acudir. Pon la mano en tu corazón y pregúntate si realmente quieres hacer esto. ¿A que no? ¿A que todo tu cuerpo te está pidiendo que acudas de inmediato y cojas en brazos a tu hijo, y le cantes y arrulles hasta que este dormido? Pues eso es exactamente lo que tienes que hacer, lo que la naturaleza te ha programado para que hagas. ¿Por qué vas a dar más crédito a un médico que le pone su nombre a un método que inventó otro que a tu propio corazón? ¿Quién es quién para decirte que es malo coger a tu hijo y cantarle?
  9. Existen otras alternativas. Si tu bebé se despierta cada hora y media (como lo hacía el mío), si estás agotada y no puedes más, existen formas respetuosas de ayudar a tu bebé a conciliar el sueño más rápidamente, y a volver a dormirse sin ayuda cuando se despierte por la noche. Te recomiendo el libro Felices Sueños de Elizabeth Pantley, que puedes conseguir en Amazon entrando aquí. A mí me cambió la vida, y sin derramar ni una sola lágrima. Ninguno de los dos.

Gracias a Nace una mamá

El cerebro de la madre que no amamanta interpreta que el bebé ha muerto

Publicado 5 de junio de 2012 por mamirockera

Lo cierto es que el título que he dado a este artículo puede resultarnos escalofriante, pero los estudiosos que defienden esta hipótesis parece que lo tienen muy claro: el cerebro de la madre que no amamanta al recién nacido interpreta que el bebé ha muerto.

La evolución ha hecho que las madres que dan a luz estén naturalmente esperando que el recién nacido se enganche a su pecho. Las hormonas que se desencadenan en el parto la preparan para ello y, el no amamantar al bebé, hace que el cerebro reciba señales naturales que se asociarían a la pérdida del hijo, pudiendo, por tanto, desencadenar reacciones de pérdida.

Al no amamantar o dejar de hacerlo tempranamente , el cuerpo y el cerebro interpretan (no conscientemente, pero si a nivel hormonal) que ha habido una pérdida, pues cuando una embarazada no amamanta en estado natural ha tenido un aborto o el bebé ha fallecido.

El psicologo evolutivo Gordon Gallup presentó su investigación en la Convención de la Northeastern Evolutionary Psychology Society y la publicó en la revista Medical Hypotheses, señalando, además, que se encontraron más casos de depresión postparto en la madres que no amamantaban en una investigación realizada, por lo que su recomendación clara es que no se favorezca el uso de biberones en las maternidades por poder aumentar las tasas de depresión postparto.

Hoy sabemos que mucho de lo que sucede en nuestros cerebros no es puramente racional, sino que es desencadenado por estímulos y hormonas, por lo que la hipótesis defendida por Gallup, la de que el cerebro de la madre que no amamanta recibe el mensaje de que ha perdido a su bebé, podría ser cierta.

EL DOLOR EN EL PARTO

Publicado 3 de junio de 2012 por mamirockera


El Parto y Nacimiento es la experiencia más profunda, vital, intensa y emotiva en la vida de la mujer.

No hay otra experiencia tan fuerte, emocionante y de unidad con alguien, como la relación entre madre e hijo.

Estamos anclados a nuestro Parto y Nacimiento, lo que determina, “programa” gran parte de lo que somos.

Sin embargo, muchas veces esta experiencia es dañada por el miedo, la ansiedad y la tremenda presión de los que rodean a la mujer durante el Parto y Nacimiento.

 

'The Birth Project'- Amanda Greavette

‘The Birth Project’- Amanda Greavette

EL DOLOR ES PARTE DE LA FISIOLOGÍA DEL PARTO Y EL NACIMIENTO

Tiene una función y un sentido que beneficia a la madre y al hijo.

El dolor más intenso se produce durante las contracciones, las que son provocadas por una hormona llamada oxitocina.

La oxitocina tiene también otros efectos, y es conocida como la hormona del amor, porque actúa sobre el cerebro ayudando a sentirse en unión con otros, y ayuda a liberar otras hormonas que hacen sentirse bien y disminuyen el dolor (produciéndose “analgesia” en forma natural), como las endorfinas.

Madre e hijo viven juntos las contracciones y sus molestias, y en respuesta buscan las mejores posiciones y movimientos, y liberan varias sustancias y hormonas (adrenalina, prostaglandinas, endorfinas, oxitocina, etc.). Estas sustancias apuran, demoran o intensifican las contracciones, de manera que madre e hijo participan en el mecanismo del dolor, y en el avance del trabajo de parto, de acuerdo con lo que están sintiendo.

El dolor físico de las contracciones se asocia con el dolor emocional de la separación que ocurrirá con el hijo al nacer.

Sentirlo, asumirlo, darle un sentido y acogerlo, ayuda a culminar esta separación y aceptar plenamente el momento después, disminuyendo las depresiones post parto, aumentando la fuerza personal, y dándose una oportunidad única de curar traumas anteriores.

El dolor del trabajo de parto estimula también la energía sexual, y bien conducido puede ayudar a alcanzar una sexualidad más madura.

El proceso es trascendental para la mujer, las alteraciones llevan a experiencias traumáticas.

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

EL DOLOR ES FISIOLÓGICO, ¡EL SUFRIMIENTO NO!

Muchas veces durante el parto, el dolor pierde su sentido y se transforma en una tortura sin utilidad ninguna.

Esto ocurre especialmente cuando la mujer no puede reaccionar al dolor, como cuando no se puede mover, o se siente sola y sin apoyo, o siente la presión de su pareja o familiares, no encuentra su propio ritmo entre contracción y pausa, o no consigue conectarse con su hijo en ambientes desfavorables (ruido, gritos, exceso de gente, etc.) que hacen aparecer miedos y angustias.

Las intervenciones médicas como tactos vaginales, amniotomías (romper la bolsa), inducciones o aceleraciones del parto (sueros), pueden agregar dolores que descontrolan el proceso.

FRENTE AL DOLOR…

Para que el dolor no se transforme en sufrimiento se debe favorecer las condiciones que permiten a la mujer y su hijo vivir su parto y nacimiento respetando la fisiología (la naturaleza) de la mujer.

Un ambiente positivo de Acogida, Protección y Seguridad, en un lugar agradable y conocido, sin interrupciones, con las personas adecuadas, hace disminuir el dolor, tolerarlo mejor y hacerlo un aliado.

Debe considerarse la privacidad como un elemento muy importante, y evitarse todo estímulo que distraiga a la mujer del delicado proceso que está viviendo (música, conversaciones, ruidos no deseados, etc.)

Permitir el libre movimiento y expresión de la mujer, sin alterar su propio ritmo personal, y brindarle ayuda, apoyo y calor humano en cada momento, tanto del equipo de salud como de la pareja.

Preferir medios no farmacológicos para tolerar el dolor, recomendados por la Organización Mundial de la Salud, como caminar, cambiar de postura, el balón kinésico, los masajes y el agua temperada.

La inmersión en agua a aproximadamente 37 grados Celsius es el medio no farmacológico para tolerar el dolor, de mayor relevancia, cuyo uso está avalado por la evidencia científica, nivel A.

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT-Amanda Greavette

ANESTESIA EN EL PARTO NORMAL:

Por diferentes motivos muchas madres y sus familiares solicitan anestesia para el dolor del parto, es una opción pero hay que tener en cuenta las consecuencias de su uso.

La anestesia daña la fisiología del parto y daña el apego.

Todos los medicamentos para el dolor (analgésico o anestésico) tienen un potencial riesgo para la madre o el feto, alteran la fisiología normal del parto o nacimiento, y aumentan los partos operatorios (cesáreas y fórceps).

La anestesia más usada es la anestesia peridural que adormece el cuerpo desde la cintura hacia abajo y hace desaparecer el dolor.

Al colocar anestesia peridural la mujer no puede caminar o moverse y deberán controlarse los latidos del niño(a) con un monitor (con unas correas que se amarran a la “guatita” de la madre). Muchas veces además se pone un suero en una vena, para administrar oxitocina artificial para producir contracciones.

Al dejar de sentir las contracciones, la mujer pierde conexión con su cuerpo y con su hijo.

La oxitocina artificial no produce efectos sobre el cerebro como la oxitocina natural, por lo que también se pierde parte del estimulo para mantenerse en unión permanente con el hijo o la sensación de bienestar que producen las hormonas naturales como son las endorfinas.

El parto será necesario tenerlo acostada en la camilla, y al no sentir el pujo, la matrona o el médico (y no la mujer) deciden cuando se puja.

Las madres que han usado peridural interrumpen la producción natural de hormonas, las que alcanzan menores niveles que en un parto sin anestesia, además es muy importante mencionar que la oxitocina natural protege el cerebro del recién nacido(a) de los traumas hipóxicos del parto y nacimiento. Al nacer, madre e hijo no estarán tan bien preparados y en sintonía para iniciar el apego y la lactancia, y los problemas para dar pecho a sus hijos serán más frecuentes.

Bajo el efecto de las hormonas generadas durante las contracciones, se asegura un encuentro de Éxtasis, Alegría y Amor, sentimientos y vivencias sobre las cuales se establece el apego, clave para las relaciones futuras de afecto que desarrolla el individuo en su vida.

Los niños que tienen la oportunidad de vivir plenamente el apego al nacer, se adaptan mejor, tienen menos problemas en los primeros días (como regulación de temperatura, hipoglicemia, ictericia, etc.), y una mejor lactancia, que se inicia más precozmente y es más prolongada. En los meses siguientes tendrán menos enfermedades, y un desarrollo sicomotor mejor. En lo sicológico, el niño(a) desarrolla una autoestima positiva, identidad integrada, mejor rendimiento educacional, mayor empatía, capacidad para enfrentar el estrés y un adecuado desarrollo social.

El trabajo de parto es un trabajo de dos: madre e hijo. La oxitocina (la hormona del amor) liberada en cada contracción les ayuda a sentirse unidos y mancomunados, ambos responden juntos.

La mujer que se siente en unión con su hijo por nacer, se abre emocionalmente. Deja fluir la sabiduría de su cuerpo, confiando en la energía biológica, y descubre el ritmo íntimo en comunicación interior con su hijo(a).

El dolor adquiere sentido y se puede tolerar.

El trabajo conjunto, en coordinación y armonía, prepara el nacimiento, cuando todas las sustancias liberadas en la sangre de ambos (oxitocina, adrenalina, ACTH, prolactina: hormona de la ternura y lactancia, etc.) alcancen las dosis y mezclas adecuadas que favorecen el apego entre la madre y el niño.

Sin embargo nuestro deber es asistir a la mujer y en situaciones disponer y usar todos los recursos disponibles.

No farmacológicos en primer lugar y farmacológicos, para el mejor resultado del parto y nacimiento, con las madres informadas quienes serán finalmente quiénes decidan.

THE BIRTH PROYECT- Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT- Amanda Greavette

Vía: http://www.rednacer.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=58&Itemid=65

PORQUE SOMOS MAMÍFEROS, PORQUE SOMOS PRIMATES… PORQUE SOMOS HUMANOS

Publicado 31 de mayo de 2012 por mamirockera

La lactancia es un gesto ancestral que nos conecta con la vida, la naturaleza y la capacidad de dar en su sentido más amplio.
Nuestros parientes más cercanos, los bonobos, son amamantados durante 4,5 AÑOS. Los chimpancés durante cinco. Los orangutanes durante siete.
Devolver la lactancia en toda su extensión a la especie humana… es una urgencia vital, un regalo inminente que nuestra sociedad toda tiene que hacerse a sí misma.

Porque es gesto supremo de AMOR: amor real, líquido, tangible, corporal..
.
Porque es PLACER, confort, calor y contacto.

Porque es VÍNCULO, seguridad, simbiosis, el hilo que nos mantiene enraizados a la vida y al universo.

Porque es calma, CONSUELO ante el peligro o la adversidad, reconciliación tras la separación, refugio, vuelta a casa…

Porque es CUIDADO primario, esencial, la primera ética, la primera ecología.

Porque construye y mantiene la CADENA transgeneracional de conexión con lo que somos.

Porque es GENEROSIDAD, ofrenda, entrega, darnos y encontrarnos.

Porque edifica los CIMIENTOS de una vida empática, confiada, cooperativa, satisfactoria en el encuentro con el otro.

Porque es un DERECHO universal de cada niño que nace, de las mujeres, de las familias y de los grupos humanos.

Porque es SEXUALIDAD primaria, básica, sana y desprejuiciada, que sacia para siempre el cuerpo y el alma.

Porque respeta los RITMOS de los niños, su autorregulación y su capacidad de independizarse cuando estén preparados.

Porque es GRATIS, siempre está disponible, se ajusta a la demanda del niño, de todo niño y mamá, sin diferencia de clases, etnias o ideologías.

Porque siempre ALIMENTA, la composición de la leche materna es viva y cambiante, se adapta en cada etapa a las necesidades del niño

Porque es PROTECCIÓN, está llena de inmunoglobulinas, y el sistema inmunológico del niño no está maduro hasta los 6 años.

Porque es LIBERTAD, sin tiempos ni medidas ni lugar ni normas ni recatos.

Porque es CUERPO, salud, fisiología, oxitocina, danza, sentir y fluir.

Porque es PODER femenino, capacidad para confiar en nosotras mismas, reconciliación con nuestros ciclos, autoestima y belleza.

Porque detiene el tiempo, es PAZ, silencio, murmullo y arrullo.

Porque es VERDAD y no es de plástico, es presencia y no ausencia, es SER Y ESTAR.

Porque es ALEGRÍA, sonrisa, complicidad, encuentro: ¡VIDA!

Ileana Medina del blog Tenemos Tetas

MANTRA PARA EL PARTO

Publicado 31 de mayo de 2012 por mamirockera

Yo se parir.
Como parieron las mujeres que me precedieron.
Mi madre, mi abuela, mi bisabuela, mi tatarabuela,
Y así hasta la primera mujer.
Lo llevo grabado en mis células.
Es su legado.
Mi cuerpo sabe parir.
Como sabe respirar, digerir, engendrar, andar, hablar, pensar.
Está perfectamente diseñado para ello:
Mi pelvis, mi útero, mi vagina, son obras de ingeniería
al servicio de la fuerza de la vida.
Yo soy ‘la que sabe’.
Y ‘la que sabe’ me susurra:
‘Cabalga la energía de las contracciones como si fuera el éxtasis,
Loba, leona, hiena, yegua, zorra, gata, pantera…
Encuentra tu hembra de poder y conviérte en ella’.
Y siendo ella, mamífera todopoderosa, doy a luz.

THE BIRTH PROYECT - Amanda Greavette

THE BIRTH PROYECT – Amanda Greavette

Mònica Manso
Inspiración para la semana del parto respetado 21-27 de mayo 2012.