Reflexión

Todas las entradas en la categoría Reflexión

Día mundial de la lactancia materna

Publicado 30 de julio de 2013 por mamirockera

dialactancia

Este año el lema de la semana mundial de la lactancia materna es:

Apoyo a las madres que amamantan: cercano, continuo y oportuno

Cartel oficial de La organización  WABA

Cartel oficial de La organización WABA

Este año me uno al carnaval de blogs que celebran esta semana.

El lema que han elegido me parece muy apropiado para la sociedad occidental actual. El amamantamiento a quedado tan desarraigado en nuestra sociedad que las madres que lo hacemos recibimos continuas críticas y frases de desaliento (sobre todo las que optamos por una lactancia natural y a demanda).  Yo doy gracias a mi familia y amigos, ya que JAMÁS han hecho ningún comentario al respecto. Y aunque eso parezca lo normal y razonable sé de casos que no son así: madres, suegras, tías, primas, vecinas y amigas que (con buena voluntad o no y , claramente, sin ningún conocimiento al respecto) se creen en potestad de abrumar a la madre (normalmente reciente y  vulnerable) con innumerables “consejos” y opiniones sobre la lactancia: “yo no tuve leche, así que lo mismo tu tampoco”, “Uf, el pecho te hace esclava”, “te usa de chupete”, “¿tan grande y tomando teta?”, “si con el biberón se crían igual o mejor!”… Las cosas no deberían ser así. Debería ser totalmente al revés y más aún viniendo de las personas que más quieres y que más influyen en ti.

Es cierto que ha habido una pérdida generacional de la lactancia: nuestras madres no amamantaron (o no tanto como deberían) y pocas abuelas lo hicieron. Y ahora se está tratando de recuperar la normalidad del acto. Me refiero socialmente. Por que si ya, en la mayoría de los casos (y como ya he comentado arriba), los familiares y personas más cercanas nos están criticando, imaginaos el resto de la gente! Las marujas del parque, que me miran de reojo y con cara de asco cuando me saco el pecho para mi pequeño, la gente que se cree con derecho de decirme que el “niño es ya muy grande para tomar teta”, “eso es vicio”. O peor aún, cuando se lo dicen directamente a él! Esas personas no se dan cuenta de lo dañinas que pueden llegar a ser, por que yo soy una mujer adulta y tengo las cosas muy claras, pero mi bebé no. Y lo mismo si le dicen cosas como esa pueden influir negativamente en NUESTRA lactancia. Supongo que es “la maldición de la madre”: desde el momento en que te quedas embarazada o das a luz, la gente se cree que tiene el derecho (o deber) de decirte lo que tienes o no tienes que hacer (la GENTE, gente que ni conoces!)

Espero que, poco a poco, vayan cambiando las cosas. Que el eslogan de este año sea lo habitual. La madre que amamanta necesita apoyo cercano, continuo y oportuno. Sobre todo de los seres más queridos.  Y que la imagen de la lactancia no sea “respetada” sino QUERIDA y AMADA. Por que, para mi, es la máxima representación de amor.

P031112_18teta

No más ayuda obligatoria, por favor.

Publicado 14 de junio de 2013 por mamirockera

Adoro ayudar y asesorar a otra mamás sobre el embarazo, parto, lactancia, crianza, alimentación… Me alegra muchísimo cuando veo que les sale todo bien; que el apoyo q les dí les ha servido para “salvar” la lactancia o el parto… Pero ahora veo claro que esas mamás tienen que escucharme por voluntad propia. Ya estoy harta de que me recomienden “a empujones” por que yo me preocupo POR TODAS! y cuando las lamo 5, 6 7 veces y no quieren quedar, o no muestran interés… Y después mis conocidos me cuentan cosas como:

“Huy! Fulanita ya ha tenido el bebé. Lo llevaba en el carrito y estaba llorando el pobre! Le dije que le cogiera y me dijo que ‘Es que hace aire’!!”

o

“Fulanita me ha dicho que su bebé tiene cólicos, se ha comprado nosequemierda en la farmacia para enchufarsela al bebé (de apenas días), dice que tiene ganas de que haga los tres meses para que se le pasen…”

SUPERHEROES

Publicado 29 de mayo de 2013 por mamirockera

Los verdaderos super héroeS,
se enamoran, se aman y se cuidan.

Los verdaderos super héroes,
tienen ojos en la espalda,
super percepción del peligro
lectura de rayos emocionales,
imaginación de escritor,
paciencia de tortuga
y dan abrazos de oso.

Los verdaderos super héroes
también cometen errores
pero tiene la virtud de asumirlos
reparar y aprender de la experiencia.

Los verdaderos super héroes
se levantan varias veces en la noche
cuentan historias infinitas
y duermen con un ojo abierto.

Los verdaderos super héroes
creen en el valor de la palabra
y a pesar de tener super fuerza
jamás la usarían para “educar”.

Los verdaderos super héroes
todo los días luchan,
para criar más sana
a la siguiente generación.

67418_10151397334599861_927155315_n (1)

Día Mundial de la Lactancia Materna

Publicado 1 de agosto de 2012 por mamirockera

Feliz día de la lactancia!!

Debería haber preparado el post con anterioridad, pero he estado (y estoy) un poco liada 🙂 Espero que me perdonéis!

Desde que me quedé embarazada supe que le daría teta a mi bebé. No sabía hasta cuando (ni lo sé ahora) pero sabía que es lo natural para él (y para todos los bebés humanos).

No he puesto “leche materna” por que no queda ahí la cosa. La teta es mucho más que alimento:  es consuelo, cariño, descanso… Es juego, risa, es piel con piel y sobre todo es amor. Amor reciproco. Es lo normal y natural, por que la leche artificial siempre será peor.

La leche artificial se creó para intentar salvar la vida de los bebés que eran abandonados en los orfanatos a principios del s.XX. Y en ese supuesto es un buen invento, pero jamás podrá sustituir todo lo que una madre le puede dar a su hijo.

En este post también explico que la leche materna contiene  células madre, que ayudan a terminar el desarrollo físico del bebé. También ayuda a curar molestias en oidos y ojos (de adultos también) y cicatriza las heridas y rozaduras.

Espero que de aquí a un tiempo no haga falta celebrar el día mundial pro lactancia materna, eso significaría que es lo  natural y normal.

Mañana más 🙂

CUANDO MAMÁ ESTÁ ENFERMA ¿PUEDO AMAMANTAR?

Publicado 18 de julio de 2012 por mamirockera

En los ocho meses que llevo con mi bebé en brazos he sufrido unas cuatro o cinco gripes raras ( fiebre, dolor desde las uñas de los pies hasta las pestañas, mal estar, cansancio….). Mi bebé nunca se ha puesto enfermo, y en este momento me estoy recuperando de la última (por favor, ya no más!!) Pero bueno, así aprovecho para escribir una entrada en la cual llevo pensando mucho tiempo.

-“Estoy enferma. Y ahora, ¿qué le pasará a mi bebé?

La lactancia puede continuar sin interrupción cuando te pones enferma. Tu leche no sólo seguirá siendo la mejor del mundo para tu hijo, sino que además le aportará anticuerpos específicos para hacer frente a tu enfermedad, de la que muy probablemente se habrá contagiado.

Hay que tener en cuenta que durante el periodo de incubación las enfermedades no manifiestan síntomas, aunque ya pueden ser contagiosas. Un bebé cuya madre esté enferma también habrá estado expuesto al contagio, incluso durante el periodo de incubación asintomático que ha pasado su madre. Destetando o recomendando el destete a un bebé que puede estar incubando una enfermedad lo estaremos privando de unas defensas que le serán muy útiles para recuperar la salud y protegerse de futuras infecciones.

-“Tengo que tomar medicamentos, ¿pasarán a mi leche?”

Casi todos los medicamentos pasan a la leche, pero en cantidades tan ínfimas que no le harán ningún daño a tu bebé. Siempre será más beneficioso para la salud de tu hijo seguir con la lactancia materna, con sus nutrientes y sus defensas, aunque contenga pequeñas cantidades de medicamento, que recurrir a la alimentación artificial.

Son muy pocos los medicamentos incompatibles con la lactancia materna, y en la mayoría de casos se pueden sustituir por otros plenamente compatibles.

El Equipo de Pediatría del Hospital Marina Alta de Denia (Alicante) ha creado una magnífica web en la que se puede consultar en línea la compatibilidad de cualquier medicamento con la lactancia materna:

http://www.e-lactancia.org/

Por su parte, la Academia Americana de Pediatría ha publicado una lista con muchos de los medicamentos más habituales:

http://www.aeped.es/pdf-docs/lm-aap2001.pdf

Finalmente, existen también libros específicos en los que todos los profesionales de la salud pueden consultar la compatibilidad de cualquier medicamento con la lactancia, puesto que las recomendaciones que se dan en los prospectos de los medicamentos a menudo son alarmistas y carecen de base científica.

De hecho, la inmensa mayoría de los prospectos advierte acerca de los efectos secundarios de los fármacos bajo el apartado “embarazo y lactancia” como si fueran la misma cosa, cuando en realidad se trata de dos situaciones muy distintas: en la primera, cualquier sustancia que llegue al torrente sanguíneo de la madre pasa al feto en idéntica concentración, mientras que en la segunda sólo una cantidad mínima de medicamento pasa a la leche que toma el bebé, y por lo general, haría falta intoxicar a la madre con esa misma sustancia para que le hiciera algún efecto a su hijo.

Algunas preguntas que pueden ayudar a un profesional de la salud a evaluar la situación son:

-¿En qué cantidad tal medicamento pasa a la leche?
-¿Cuántos litros de leche al día debería tomar el bebé para que el medicamento que está tomando la madre le produjera algún efecto?
-Aun en el supuesto de que determinado medicamento pudiera tener algún efecto sobre el bebé, ¿le resultaría perjudicial?
-¿El riesgo potencial de ese medicamento para la salud del bebé es superior a los beneficios de la lactancia materna?

Suspender la lactancia materna sin una razón científicamente probada y documentada es claramente una actitud irresponsable por parte de cualquier profesional de la salud y una falta de respeto hacia las necesidades del bebé y el derecho de toda madre a amamantar a su hijo.

-“Ya sé que puedo amamantar estando enferma, pero todavía tengo dudas”

¿Te angustia poder perjudicar la salud de tu hijo? ¿Te sientes insegura sobre los efectos que pueda tener sobre tu bebé el medicamento que debes tomar? No quieres que tu bebé corra ningún peligro por el hecho de continuar con la lactancia. Por eso, si todavía tienes dudas, lo mejor es que te pongas en contacto con un profesional de la salud especializado en lactancia. Los grupos de apoyo colaboramos con profesionales sanitarios a los que derivamos este tipo de consultas médicas y, si quieres, te podemos poner en contacto con alguno de ellos, bien por teléfono o por correo electrónico.

-Cuando mamá está hospitalizada

Si la madre lactante está ingresada, debería poder mantener el contacto con su bebé y habría que promover la continuidad de la lactancia. Dependiendo de la gravedad del estado de la madre y de si la enfermedad no es contagiosa, se puede intentar pedir una habitación individual en el centro hospitalario, para poder mantener la cohabitación y facilitar la lactancia.

Si sufres una enfermedad y tienes dudas, puedes consultar en www.e-lactancia.org . Clica sobre “grupo“, busca “Enfermedad, Problema, Situación materna” y seguro que encuentras la respuesta.

Gracias a :  http://albalactanciamaterna.org/

Día mundial del sueño feliz

Publicado 29 de junio de 2012 por mamirockera

Siempre he sabido que quería ser mamá. Desde pequeñita pensaba las cosas que haría o no haría con mi bebé. Cosas del tipo “nunca le obligaré a comer nada que él no quiera”, “sea niño o niña le vestiré con todos los colores, que tontería de azul  y rosa” o “si quiere una mascota le enseñaré a cuidarla y aprenderá a ser responsable“. Cuando llegué a la adolescencia seguí en mis trece, pero en esta fase con cosas más profundas “si puedo hacerlo, enseñaré a mi hij@ en casa, no quiero que el sistema lo amaestre desde la infancia“, “crecerá con toda la libertad que esté en mi mano para explorar su entorno y experimentar” o “hablaré siempre con mi hij@ de cualquier tema que me quiera preguntar“.

Muchas ideas y muchos pensamientos pasaron por mi cabeza desde el día que decidí que quería ser madre hasta que tuve a mi bebé por primera vez  en brazos. Curiosamente una de las cosas que no me planteé jamás fue la cuestión del sueño. Supongo que daba por hecho que los bebés dormían en sus cunitas y , poco más adelante, en sus cuartitos (yo también sufrí durante mi embarazo el síndrome del nido).  Empecé a buscar información sobre el sueño de los bebés cuando, a partir del 15º (más o menos) día de tener a mi bebé en casa, este no quería dormir en la cunita. Le daba el pecho por la noche y se dormía y cuando lo iba a meter en su cuna (pegadita al borde de la cama) se despertaba llorando. Pasé un par de noches en vela (por cabezona) intentando acostar al pequeño en la cunita. Una noche estaba tan cansada que en la primera toma me dormí con el enano en mi pecho. Me desperté como a las 4 horas y me di cuenta de que seguía abrazando a mi bebé y este estaba comiendo. Entonces entendí cual era el sitio donde el bebé tenía que dormir. Durante los meses siguientes durmió en mi regazo y cuando él se empezó a notar incómodo (ya se movía más) lo tumbé en la cama junto a mi y él solito buscaba la teti cuando tenía hambre. Busqué información sobre el tema y fue cuando descubrí una nueva palabra con un significado tan antiguo como nuestra misma existencia: colecho.

Estudios antropológicos, neurológicos y psicológicos hablan sobre el colecho asegurando que es la forma de dormir más favorable para la madre y el bebé. Y yo lo corroboro!!! 😀 Mi pequeño tiene casi ocho meses y duerme las noches enteras como un lirón (no se despierta ni para mamar, él hociquea y yo le acerco la teti) y se echa dos siestones durante el día uno por la mañana (se duerme en  la bandolera cuando salgo a la calle y sigue así al llegar a casa) y otro por la tarde (me lo ato y hago cositas como barrer, recoger, cocinar…) . Hasta hace poco dormíamos los tres en la misma cama, pero ahora con el calor he puesto una cunita tipo sidecar para que mi niño se estire como a él le gusta. Y somos la mar de felices. Pocas cosas hay tan hermosas en el mundo como despertarte con la sonrisa de tu bebé a medio palmo de tu cara, o jugar un rato con él en la cama antes de dormir o de levantarte. 

Nanas

Publicado 28 de junio de 2012 por mamirockera

Hace poco estuve en un rastrillo de un pueblo. No hacía mucho calor pero el peque tenía sueño y le estaba costando dormirse (por lo tanto estaba un poco refunfuñón) supongo que por el jaleo que había. Me aparté un poco a un sitio con sombra y poco concurrido donde se encontraba un puesto de libros de segunda mano. Mientras arrullaba a mi niño le cantaba una de las nanas que le suelo cantar para dormir. Al momento se quedó dormido, no tardó ni 5 minutos. El chico del puesto de libros me miraba sonriente y me dijo que hasta ese instante no se había dado  cuenta de lo mucho que echaba de menos el oír una nana. También le gustó la forma en que llevaba al peque (en la bandolera).Después de un ratito de charla le compré el libro “Un capitán de quince años” de Julio Verne, para aumentar la colección de libros que le estoy haciendo a mi niño (de eso hablaré en otro post).

A mi pequeño le canto mucho. Le canto durante todo el día estemos en la calle o en casa o en el mercado. Le gusta y obviamente tiene sus preferencias según la marcha que lleve.  Por las mañanas le canto openings de series de dibujos de mi infancia (como mami que creció en los 80 tuve una amplia variedad de dibujos animados a mi disposición, y creo que los llegué a ver todos por que me se todas las canciones!): “Sherlock Holmes”, Juana y Sergio, David el Gnomo, el Gnomo Claus, Erase una Vez… Y canciones de Barrio Sésamo: Trogloditas, Tipi Tipi Ton, Pintar sin parar… Por las tardes está más animado, entonces pongo mis discos favoritos y bailamos al son de “I was made for loving you” o “Shock me!” de los KISS. “I want to break free“, “Under Preasure” o “Bohemian Rhapsody” (ua de mis canciones favoritas) de Queen. Y más canciones de muchos más grupos de Rock 😉  Aunque cuando es la hora de las siestas le suelo poner Tchaikovsky (el Cascanueces o el Lago de los Cisnes) , Vivaldi (las Cuatro estaciones), Beethoven (La Pastoral) o Chopin (conciertos de Piano).

Cuando tiene sueño y le cuesta dormirse (por los dientes por ejemplo) le acaricio o le acuno (depende de si estamos en la cama o de paseo) y le canto dos nanas muy particulares ya que forman parte de las bandas sonoras de dos de mis películas favoritas de mi niñez: “Guerreros del viento” (Esa fue la versión que llegó a España en los 80, la original se llama Nausicaa del valle del Viento y ya se encuentra disponible. Y tengo las dos. ) y “El Vuelo de los Dragones“.

                 

Son canciones que le estuve cantando desde que intuí su existencia física. La primera vez que le tuve cara a cara le canté “El vuelo de los dragones” ( interpretada por Don McLean) mientras tomaba mi pecho derecho. Fue uno de los mejores momentos de mi vida. 

Os animo a todos a cantar a vuestros hijos, que no se pierda la tradición de la “Nana”.